El embalse de Linares del Arroyo
 

El proyecto inicial

 

Las consecuencias de embalsar el Riaza

 

Las características

 

Hidrológicas y variaciones de caudal

 

La sedimentación y disminución de cabida

 

Análisis y limnología

 

 

 

E

l proyecto del embalse del Riaza

La construcción del Embalse de Linares del Arroyo se remonta a principios del siglo XX, según se recoge en el Documento XYZT de la Presa de Linares del Arroyo. Inicialmente en el Plan General de Obras Hidráulicas de 1902 se incluyó la realización de un pantano de 17 Hm3 de capacidad.  Este plan proponía construir la presa varios km más abajo de la actual, en las inmediaciones del Convento de San Martín de Casuar. En el año siguiente se redactó el “Proyecto del Pantano de Casuar”.

Con el paso del tiempo se estudiaron otras alternativas, eligiéndose la posibilidad de construir la presa muy cerca del pueblo de Linares del Arroyo por que la disposición de las laderas del cañón permitían una cerrada y vaso de mejores condiciones que las del Casuar. En el año 1929 se redacta el “Proyecto del Pantano de Linares del Arroyo”. Con este embalse se podrían regar 1.500 Ha. de la Ribera del Duero mediante dos canales de derivación. Este proyecto sufrió múltiples modificaciones. Así, en 1931 se realizó un proyecto reformado del anterior; en 1933 se redactó un proyecto de replanteo de la presa y en años sucesivos se producen modificaciones de los proyectos anteriores.

 

L

as consecuencias del embalse del Riaza

Las obras de construcción del pantano afectó profundamente a la zona, tanto a los recursos económicos como a las infraestructuras, repercutiendo enormemente en los habitantes y sus modos de vida. 

  • Uno de los efectos más desoladores fue la expropiación completa del término municipal de Linares del Arroyo.  Sus habitantes fueron forzados a la emigración.  Un número considerable de vecinos se establecieron en los pueblos cercanos de Guma y La Vid, en la margen izquierda del río Duero, junto a Aranda de Duero en la carretera N-122 de esta localidad a Soria.

  • Inundación de la antigua carretera de Aranda de Duero a Ayllón, en todo su recorrido por la margen derecha del embalse desde Maderuelo a Linares.  Hubo que construir una variante que ascendiera desde Maderuelo por la margen derecha hasta el páramo para encontrar la antigua Carretera Real que unía Ayllón con Aranda de Duero.  Estos cambios motivaron una alteración rádical en el modo de viajar en la comarca.  La nueva vía de comunicación se concluyeron en noviembre de 1944.

  • Camino rural de servidumbre de la margen derecha de Maderuelo, que fue rehabilitado mediante su acondicionamiento en una longitud de 5.166 metros, con una anchura de plataforma de 4 metros y 3 metros de firme de macadam.

  • Camino de Alconadilla a Valdanzo. Se restableció el camino acondicionándolo en una longitud de 633 metros con una anchura de 4 metros de plataforma y 3 metros de afirmado. Incluía un puente formado por cuatro tramos rectos de 8,5 metros de luz.

  • Camino de Alconadilla a Aldealengua. Se acondicionó este camino.

Aunque la pérdida de viviendas y campos de labor son efectos muy evidentes, el embalse ha ocasionado otros efectos a medio plazo que han influido en el declive de estos pueblos, especialmente Maderuelo, por la gran extensión afectada.

  • La inundación trunca toda la red de caminos de Maderuelo.  Al perderse los antiguos vadeaderos y puentes, dejan de tener sentido los caminos que cruzaban de este a oeste y enlazaban con la otra orilla del río.  Por ello, la red de caminos de Maderuelo presenta una gran fragmentación, con numerosos caminos semiabandonados o acabados frente al embalse.  Esto trae consecuencias al pastoreo, a la rotación de cultivos, a la secuenciación de tareas y a los desplazamientos.

  • El embalse inundó varias dehesas y campos de pastos en Maderuelo.  La pérdida de esos pastos municipales, vestigio del concejo medieval, hizo insostenible la numerosa cabaña, popularmente conocida como "la vacada" e hizo que la mayoría de pequeños propietarios maderolenses tuviera que vender su ganado.  En la memoria colectiva de los vecinos de Miño, ha quedado grabada el día en que la vacada de Maderuelo fue conducida al ferrocarril, a San Esteban de Gormaz.

 

 

L

as características del embalse del Riaza

Algunas de las características más importantes tanto de la presa como del embalse son las siguientes:

 

Términos municipales:

Maderuelo y Alconada de Maderuelo

Año de entrada en funcionamiento:

1951

Sitaución de la presa:

0º 08’ 00” longitud E.        41º 31’ 40” Latitud N.

30 TVL 537977 (U.T.M.)

Superficie de la cuenca:

716 km2

Altitud máxima de la cuenca:

2.000 m.

Superficie del embalse:

555 Ha.

Cota de máximo embalse normal (M.E.N.):

915,30 m.

Cota mínima de explotación:

894 m.

Capacidad total del embalse (M.E.N.):

58 Hm3

Capacidad útil del embalse:

56,6 Hm3

Profundidad media:

10,5 m.

Profundidad máxima:

35 m.

Longitud del río embalsado (con M.E.N.):

13,78 km.

Perímetro del embalse:

29,30 km.

Aportación anual media

88 Hm3

Coeficiente de escorrentía:

0,22

Máxima avenida prevista:

600 m3/sg.

Máxima avenida registrada:

400 m3/sg.

 

 

H

idrología del embalse

El embalse de Linares sufre cada año una variación importante tanto en el volumen de agua embalsada como en el balance hídrico. Esto limita y condiciona su explotación y todos los posibles usos secundarios. (navegación deportiva, zonas de baño, etc)

A continuación ofrecemos: un cuadro resumen de las aportaciones medias por décadas y la gráfica de los volúmenes aportados al embalse por el Río Riaza, la de los aporte del embalse al río Riaza, el balance hídrico y, por último, la evolución del volumen de agua embalsada por meses y por años.

Aportaciones
   

Caudal medio

Volumen medio

 

Años 1970/71 a 1979/80

2,72 m3/sg.

85,00 Hm3

 

Años 1980/81 a 1989/90

1,54 m3/sg.

45,76 Hm3

   

3,40 %

46,20 %

Reducciones
   

Caudal

  Máxima aportación: 138,51 Hm3 (1976/77)
  Mínima aportación: 23,90 Hm3 (1975/76)

Valores Extremos
   

Caudal

  Máxima aportación: 77,04 Hm3 (1984/85)
  Mínima aportación: 26,88 Hm3 (1988/89)

Los aportes del río Riaza al embalse de Linares muestran un descenso importante a partir de 1980, ya que de una media de 85,00 Hm3 en la década de los 70 se reduce un 46'20% a 45,76Hm3 en la siguiente. Esta reducción no se debe a una menor precipitación en la década de los 80, ya que fueron similares.  Obedece, en principio, a que en el año 1970 y siguientes, hasta 1981, una buena parte de las precipitaciones recogidas en el valle en los meses de invierno fueron en forma de nieve.  Existe una correspondencia entre los  meses con más caudal aportada y los meses con más días de nieve registrados en la estación meteorológica de Riaza. También se da esta correspondencia a nivel anual (superando las nevadas de los 70 a las de los 80).

Dentro de cada año, hay grandes variaciones entre las aportaciones de entrada, máximas en primavera (marzo, abril y mayo) y mínimas en otoño e invierno. Analizando las aportaciones de salida del embalse existe un claro efecto tapón del embalse, que suelta más en primavera y en verano, para permitir el riego. Tambén hay una gran reducción en la década de los 80.

A pesar de las variaciones anuales, la gestión del agua embalsada permite compensar los años secos con los más lluviosos de forma que se mantiene un cierto equilibrio. Respecto al balance hídrico mensual aparece un déficit acumulado ligeramente superior a la aportación neta. El máximo déficit se alcanza en julio y agosto, lo que provoca un descenso significativo en el nivel del agua del embalse, que provoca grandes retrocesos de la cola del embalse (que avanza aguas abajo varios kilómetros).

El volumen embalsado de agua alzanzó en la década de los 80 una media de casi 25 Hm3, alzanzando una cota próxima a los 907 metros; estando la cola del embalse situada a la altura del arroyo de Valdeparaíso y que la lámina de agua tendría una anchura de casi 100 metros a la altura del puente de Maderuelo.

Tomando las medias mensuales se aprecia que en prácticamente seis meses el volumen embalsado está por encima de la media. Debido a las necesidades de riego, los valores más bajos se presentan en verano y otoño habiendo un descenso, en cifras teóricas, de 22,59 Hm3 desde junio a octubre que se traduce en un descenso desde prácticamente la cota 910 a la 898. En este caso, la cola del embalse quedaría por debajo de la playa de las Cañadas, cerca de la Estación, la isla del Montón de Trigo queda desecada y unida a la margen izquierda y ,en general, todo el paisaje de las riberas resultan muy afectados.

 

S

edimentación en el embalse

Los embalses almacenan permanentemente los sedimentos arrastrados en su cuenca. La progresiva acumulación de sedimentos reduce tanto la eficacia y cabida del embalse como la calidad del efluente tras el mismo.  Los embalses destinados al riego, como el de Linares, suelen sufrir más sedimentación por las fuertes oscilaciones de nivel del agua.

El fenómeno de la sedimentación se produce al frenarse las aguas veloces que baja el río y cargadas de materiales diversos llegan a los embalses en los que el agua está retenida. La pérdida de velocidad hace que los materiales se depositen y sedimenten. Una parte de los materiales son depositados en el cauce superior, y sobre todo en la cara interna de los meandros o ante la presencia de obstáculos naturales o artificiales. Evidentemente, el tamaño, el peso y tipo de partículas hace que se produzca una sedimentación gradual (gradiente de sedimentación) de forma que los materiales más pesados se sedimentan rápidamente mientras que los más ligeros avanzan hacia el interior de la masa de agua.

La sedimentación reduce la capacidad del vaso del embalse y debe tenerse en cuenta al proyectar los pantanos. Los parámetros a tener en cuenta son: la superficie de la cuenca, las características físicas de los materiales de la misma y la relación entre capacidad del embalse y caudal de aportación.

  • La superficie afectada por la cuenca del río Riaza que alimenta el embalse es de 716 km2 lo que, relacionado con la capacidad del embalse ya nos da un coeficiente de 76,82 que podemos considerar de tipo medio.

  • Los materiales de la cuenca son diferentes a lo largo de la cuenca.  En la cuenca alta existe abundante vegetación, que permite  una baja densidad de drenaje y alta infiltración, favoreciendo la retención de material erosionable.  En el tramo inferior, hay una desprotección superficial y el suelo presenta una textura fina, permitiendo el arrastre de sólidos al cauce.

  • Transporte y sedimentación, se ven favorecidas por el régimen de caudales que presenta el río Riaza, ya que el embalse se encuentra a muy bajo nivel cuando comienza el aporte de agua a partir del otoño, lo que favorece una afluencia de materiales hasta muy cerca de la cabecera. Gracias a los meandros existentes entre la confluencia del Riaza con el Riaguas, en Alconadilla, y Las Cañadas, en Maderuelo, las aguas son frenadas e incrementada la sedimentación.  Esta alternancia de rápidos y remansos presenta un coeficiente de sinuosidad de 1,48 y llegan a formar bancales.

Aguas abajo de la presa, es de importancia el aporte de materiales procedentes sobre todo de las zonas de cultivo y la proximidad de los sedimentos finos del fondo de la presa a las tomas de las turbinas.  Todo esto hace que el Riaza presente una permanente turbiez característica que supone un factor negativo para las comunidades biológicas del río en dicho tramo.

Los datos registrados en el año 1980 por el CEDEX en el estudio de los sedimentos del Embalse de Linares muestran que a lo largo del cauce se produce una variación muy importante tanto en la composición porcentual de los sedimentos como en la relación peso/volumen de los mismos.

  • Hasta la Playa de las Hazas, cerca de Maderuelo se da principalmente una sedimentación de arenas aportadas, formando algunos bancales en los remansos.  Dada la gran  sinuosidad de este tramo, apenas quedan arenas por sedimentar a partir de las Hazas.

  • A partir de la Playa de las Hazas prácticamente la composición es de 2/3 limo y 1/3 arcilla.

  • Únicamente se altera esta tendencia con la aportación del arroyo del Locino que tiene forma de torrente y aporta abundantes materiales en suspensión procedentes, sobre todo, de las tierras de cultivo o débilmente forestadas.

  • Junto a la presa, encontramos un elevado porcentaje de arena en los fondos. Seguramente por que las tomas de las turbinas succionan los materiales más finos.

Los datos publicados en 1980 por el CEDEX muestran que la cubicación inicial de 1951 ha variado en solo 30 años:

 

Cota (m.)

Volumen teórico (Hm3)

Volumen estimado (Hm3) (1980)

900

8,5

5,2

905

20,5

16,3

910

37,0

32,7

915,3

58

55,1

Sin embargo, la reducción es mayor en las cotas bajas, lo que demuestra que la erosión ha sido intensa y ha aumentando la superficie inundada.  Por tanto, la capacidad útil total del embalse no se ha reducido pero sí se ha reducido en las cotas bajas, por la intensa sedimentación.

 

L

imnología del embalse del Riaza

Dentro del Inventario Nacional de Recursos Hidráulicos se llevó a cabo un Reconocimiento Limnológico periódico de los embalses españoles, entre ellos Linares del Arroyo, que corrió a cargo del Centro de Estudios Hidrográficos.  La I fase se midió en  1972 y la II fase en 1975.  Posteriormente, en 1988 la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León,  realizándose cuatro campañas de muestreo. Y en 1990, el equipo redactor del estudio del Espacio Natural Hoces del Riaza realizó un último análisis.

 

Estudio de 1972

Los datos de 1972 se tomaron en agosto y septiembre

 

Temperatura del agua

No existe estratificación térmica.

El agua se mantiene casi uniforme a unos 19º C (posible error en la medición)

Oxígeno disuelto en agua

La distribución del oxígeno descendiente verticalmente con la profundidad. En el fondo, se obtienen 4,0 mg/l, que indican unas aguas muy poco oxigenadas.

Conductividad

El valor medio de 209 umhos/cm indica que se trata de unas aguas con mineralización media.

PH

Los valores oscilan entre 7,50 y 8,03 unidades. Aguas ligeramente alcalinas o básicas.

D.Q.O. (demanda química de oxígeno)

El consumo calculado, de 150 mg/l de oxígeno, indica que existe una presencia de cuerpos reductores apreciable.

Fosfatos

La concentración de 0,07 mg/l es baja.

Compuestos Nitrogenados

El nitrógeno de amonio, con varios valores comprendidos entre 0,40-0,73 mg/l, es elevado. El valor del nitrógeno de nitritos, en superficie y en el fondo del embalse alcanza valores moderadamente altos. El nitrógeno orgánico medido, con valor de 0,33 mg/l es moderado.

Plancton

El Fitoplancton (plancton vegetal) es rico en clorofíceas, género Chlorococcum y género Spaerocytis. Entre las Diatomeas puede citarse el género Cyclotella. Se encuentran Cianofíceas género Anabaena.

El Zooplancton (plancton animal) muestra una abundancia de Cladóceros, género Daphnia y género Bosmina. Entre los Rotíferos merece citarse el género Polyarthra.

Necton

Barbus sp. (barbo), Leuciscus cephalus (cacho), Rutilus arcasi (bermejuela).

 

 

Conclusiones acerca del estado del agua

En 1972 el agua puede calificarse de MESOTRÓFICA y los organismos presentes, podemos situarlos en la zona de MESOSAPROBIOS. 

 

Estudio de 1975

En  julio de 1975 se llevó a cabo la II Fase de reconocimiento limnológico que en comparación con la Fase anterior recoge los siguientes resultados:

 

Temperatura del agua

Aparece una clara estratificación térmica con 11º C de diferencia entre superficie y fondo.

Oxígeno disuelto en agua

La distribución del oxígeno descendiente verticalmente con la profundidad. En el fondo (l hipolimnión) son muy bajos llegando incluso al agotamiento.

Conductividad

El valor medio de 209 umhos/cm indica que se trata de unas aguas con mineralización media.

PH

Los valores oscilan entre 7,50 y 8,03 unidades. Aguas ligeramente alcalinas o básicas.

D.Q.O. (demanda química de oxígeno)

El consumo calculado, de 150 mg/l de oxígeno, indica que existe una presencia de cuerpos reductores apreciable.

Fosfatos  El valor de una muestra integrada de ortofosfatos era de 0,28 mg/l

Compuestos Nitrogenados

Los valores de amoniaco (NH4) resultan en esta ocasión más bajos, si bien los datos recogidos en la primera Fase eran en época estival.

Plancton

En cuanto a datos biológicos, el valor de clorofila “a” era de 0,562 mg/m3 en superficie siendo el índice de pigmento (D430/D665) en superficie de 13,09 y a 5 m. de profundidad es de 3,62.

Necton

Barbus sp. (barbo), Leuciscus cephalus (cacho), Rutilus arcasi (bermejuela).

 

Conclusiones acerca del estado del agua

Teniendo en cuenta que la toma de datos fue puntual, pues se llevó a cabo en un solo día, la clasificación trófica del embalse en ese periodo fue de MESO-EUTRÓFICA.

 

Estudio de 1988

Los cuatro muestreos recoge los siguientes resultados:

 

Temperatura del agua

La estratificación térmica sólo aparece con claridad en los meses de verano

Transparencia

La transparencia del agua es reducida estando influida tanto por sólidos como por la concentración de clorofila. La profundidad de visión del disco de Secchi se mantiene entre 1 y 1,27 m.

Oxígeno disuelto en agua

La distribución del oxígeno descendiente verticalmente con la profundidad. En el fondo (l hipolimnión) son muy bajos llegando incluso al agotamiento.

En cuanto al oxígeno disuelto, las aguas del embalse se mantienen oxigenadas gran parte del año, con concentraciones de oxígeno elevadas, apreciándose un notable descenso del oxígeno, en primavera y verano, en todo el perfil pero sin llegar a alcanzar una situación crítica, como sucedía en julio de 1975 (Fase II –C.E.H.)

Conductividad se mantiene más o menos constante a lo largo del año, los valores mínimos se alcanzan en primavera (conductividad media = 144,55 us/cm) y las máximas  en otoño-invierno (293,4 us/cm)

Sólidos disueltos

El calcio es el catión mayoritario, se detectaron valores entre 18,5 y 27,4 mg/l, con máximos en invierno y mínimos en otoño. El magnesio y el sodio siguen en importancia y mantienen valores muy similares todo el año (entre 1,87 y 3,78 mg/l el Mg y entre 4 y 4,73 el Na). El potasio y el estroncio mantuvieron concentraciones bajas durante todo el año 1988. El potasio osciló entre 1,15 y 1,82 mg/l y el estroncio entre 0 y 0,48 mg/l.

Fosfatos En verano se detectó un máximo de fosfatos, siendo de 0,27 mg/l (0,28 mg/l en julio de 1975 –C.E.H.)

Compuestos Nitrogenados

Las concentraciones de nutrientes fueron moderadas y particularmente elevadas las de nitratos. El máximo de nitratos en invierno en superficie (6,03 mg/l). Se detectaron nitritos solamente en enero, en superficie (0,87 mg/l). Se encontraron altas proporciones de amoniaco en mayo y más suaves en noviembre (máximo 0,74 mg/l en el fondo en mayo). Finalmente, se detectó amonio en mayo y noviembre (máximo 0,66 mg/l en noviembre en el fondo)

Metales disueltos

Se encontraron concentraciones bajas de los distintos metales analizados. El hierro y el manganeso fueron los que presentaron valores más elevados (0,09 mg/l de Fe, en enero y 0,09 mg/l de Mn en agosto de 1988). Del resto de materiales analizados, se encontró zinc y trazas de cobalto, cromo, cobre, plomo, níquel y cadmio; sus valores máximos detectados fuero 133 ppb de Zn; 0,33 ppb de Co, 0,65 ppb de Cr; 1m68 ppb de Cu; 0,35 ppb de Pb; 23,5 ppb de Ni; y 0,57 ppb de Cd

Plancton

la concentración de clorofila superó9 en todas las épocas del año los mg/m3 (en julio de 1975 fue en superficie de 0,562 mg/m3).  Se trata en este aspecto de un embalse eutrófico

 

Estudio de 1990

El muestreo se realizó el día 12 de julio de 1990 siguiendo la metodología empleada para la realización de estos parámetros ha sido propuesta por la C.E.E. en su directiva nº 79/869/C.E.E. “Directiva del Consejo, de 9 de octubre de 1979, relativa a los métodos de medición y a la frecuencia de los muestreos y del análisis de las aguas superficiales destinadas a la producción de agua potable en los Estados Miembros”.

Los resultados obtenidos se indican a continuación:

 

 

Embalse (zona media)

Embalse (a 100 m. de la presa)

Temperatura (º C)

24

23

Transparencia (m.) Disco de Secchi

0,45

2,30

Oxígeno (mg/l)

8,5

8,1

pH (ud)

8,7

8,7

Amonio (mg/l)

0,16

0,1

Sólidos en suspensión (mg/l)

14

Inapreciable

Materia orgánica (mgO2/l)

0,48

0,32

D.B.O. (mg/l)

2

Inapreciable

Nitritos (mg/l)

0,04

0,02

Nitratos (mg/l)

2

2,5

Fosfatos (mg/l)

0,03

0,02

Cloruros (mg/l)

9,3

10,9

Sulfatos (mg/l)

40

32

Clorofila A (mg/l)

5,8

24,6

Aerobios viables Totales (col/100 ml)

25.600

17.300

Coliformes totales (N.M.P.)

161

161

Clostridios

 

 

Sulfito-reductores (colonias/100 ml)

Ausencia

Ausencia

 

Conclusiones acerca del estado del agua

En general los valores son similares a los años anteriores.  Destacar que cuanto más cerca de la presa,  la calidad del agua por ser una agua más clara y equilibrada químicamente ya que los sólidos en suspensión, la DBO y el amonio reducen enormemente su concentración. Por otro lado, desde el punto de vista biológico se tiende hacia una estabilización del fjujo energético con desarrollo importante de algas unicelulares y descenso de la concentración bacteriana.

Fuente: informe proporcionado por la Confederación Hidrográfica del Duero y correspondiente al Estudio Indicativo de Usos del Embalse de Linares del Arroyo realizado por A.T.P. para la C.H.D.