La Edad del Hierro: Del 700 a.c  al  200 a.c.
 

abañas y Castros 

¿cómo eran los castros?

Para saber más de los castros...

rnamentos 

Tesera con jinete

os Celtíberos 

Guerreros del Alto Duero

Para saber más de la guerra...

      

os datos...
Fases de la Edad de Hierro
Invasión de los pueblos celtas 
La Celtiberia
Nuestros antepasados: los arevacos
Cultos de las tribus arevacas
Vestimenta y peinados
Adornos 
La cerveza de los celtas

mientras...
¿Qué pasaba en Maderuelo?

El castro Maderolum

Las estelas discoideas

 

La Edad del Hierro

 La Edad del Hierro coincide con el comienzo de la difusión del uso de este metal.  En Europa se dio a conocer desde Oriente a través de la emigración de tribus indoeuropeas, aunque los pueblos que trajeron este metal consigo (presumiblemente, los celtas) no atravesaron los Pirineos hasta probablemente después del 900 a.C.

Como la meseta estuvo dentro del mundo céltico, solamente describiremos las dos fases que vivieron los pueblos celtas, dejando los iberos del levante:

  •  La primera Edad del Hierro (en el mundo céltico, se conoce por la cultura de Hallstatt) se da entre los años 750 y 450 a.C. , aproximadamente

  • La segunda, a partir del 450 a.C.  hasta la conquista romana de cada pueblo.  Se la conoce como cultura de La Téne.  En realidad, en la península apenas influyó esta cultura , salvo en casos puntuales al norte.

Los pueblos celtíberos de la Meseta surgen en la Edad del Hierro, tras el asentamiento de esta población céltica, aunque aun debemos esperar hasta la segunda Edad del Hierro para que existan diferenciados los pueblos que mencionan las crónicas de la conquista romana y sus aliados.  A través de estos escritos se supone que la personalidad cultural de estas tribus se forjó entre los siglos IV y III a.C., aunque adoptaron elementos culturales de los vecinos iberos

 


 


La Celtiberia

Este es un término que ha generado gran confusión

Iberia es una palabra griega.  Inicialmente los griegos llamaron "iberos" a los pueblos que vivían cerca de la desembocadura del gran Iber (el Ebro).  Igualmente, Herodoto, escribió que los celtas habitaban desde Gibraltar hasta el Danubio y los distinguían claramente de los iberos, pueblos preindoeuropeos que habitaban en el litoral mediterráneo peninsular y sur de Francia.    Posteriormente, el etnónimo Iberia se uso como topónimo, aplicándolo a toda la península y comenzaron a usar la palabra Celtiberia, "los celtas de Iberia".  Entre el 340a.c y el 250a.c, los historiógrafos  llamaron Céltica Montañosa a la Meseta.

Sin embargo, se produjo una malinterpretación de algunos historiadores romanos tardíos que entendieron que celtiberia era resultado de un "mestizaje" entre celtas e iberos.  Posteriormente, algunos historiadores modernos, basándose en armas, utensilios y otras afinidades culturales, propias del lógico intercambio cultural, apoyaron esta creencia. 

Uno de los citados historiadores latinos, Estrabón, calificó las tierras de la Celtiberia como ásperas y estériles: “la naturaleza del país no es apta para dar vida a un gran número de ciudades”. Grandes extensiones de bosque bajo debían cubrir toda la zona, salvo las riberas de los ríos donde se asentarían los núcleos de población que vivirían de una agricultura rudimentaria y ganadería. Este mismo historiador habla de grandes rebaños de caballos, ovejas y cerdos criados por los celtíberos.

En las proximidades del Sistema Central encontramos arevacos al este, lusones al suroeste, vettones en Avila y Salamanca, bellos, tittos y pelendones en el norte de la actual Guadalajara.  Ya en la parte de Segovia que se abre a la Tierra de Campos, habitaban los vacceos.


 


La invasión de los pueblos celtas

Se explica la ocupación céltica de la Meseta y litoral atlántico por que la población autóctona había desarrollado menos la agricultura, y los pueblos ganaderos fueron  más fácilmente desplazados que los agrícolas, obligados a defender sus tierras.  Durante la reconquista medieval ocurrió algo similar, encontrando mucha más resistencias en el fértil sur y levante, que en las estepas castellanas.

La penetración hacia el sur se vio favorecida por que los celtas a menudo fueron mercenarios, contratados para la defensa del territorio por las sociedades tartésico-turdetanas del sur.  La arqueología ha descubierto asentamientos en Huelva y Badajoz, donde las fuentes romanas situaban a los pueblos  llamados "célticos"  y "germanos".


 


Y mientras ... ¿qué pasaba en Maderuelo? 

El Castro Maderolum

Los celtíberos adoraban a las matres, una especie de divinidad de la fecundidad de las mujeres y de los campos y animales. En muchos yacimientos celtíberos de la zona se han identificado estas matres (Tiermes, Clunia, Duratón, Salas de los Infantes, entre otros).

El nombre de Castrum Maderolum que se menciona en época altomedieval para referirse a Maderuelo es posible que sea una evolución de “Castrum Matrorum”, o sea, “Ciudadela de las Matres”. Ello supondría que en nuestra villa existiría un templo o algo similar donde se realizara el culto a las Matres.  Evidentemente, la falta de pruebas adicionales hace que esta sea una hipótesis acerca de la etimología del nombre de Maderuelo (además, este nombre es único en la toponimia de España y Portugal).

 

 Las estelas discoideas de Maderuelo

Los arevacos consideraban al sol  su divinidad suprema y encontramos estelas en forma de estrella que representan al disco solar en yacimientos arqueológicos celtíberos (e incluso en yacimientos romanos posteriores).  

Imagenes muy similares se encuentran por doquier en las fachadas de Maderuelo.

Croquis de varias  estelas de Maderuelo

Existen varias obras de Frankowski sobre las estelas discoideas de España. Además en las de Marco Simón se muestran fotos y se describen las técnicas de talla, bastante diferentes de las estelas visigodas, mil años posteriores.