Edad Media: Evolución del armamento

 

aja Edad Media (siglo XIV)

En este siglo cobra protagonismo la notable mejora de las defensas.  Se produce una paulatina incorporación de piezás metálicas de arnés, aunque termina el siglo XIV sin que se adopte el arnés completo.

Los yelmos característicos serán los bacinetes, de forma ovoide más o menos apuntada, concebidos para deflectar los tajos descendentes de espadas y mazas.  Para las cargas a caballo o en áreas batidas por arqueros, se montan una ventalla, visera móvil que bascula mediante pernos o charnelas, que suele ser demontable.

Este periodo supone un retorno a las raices islámicas en el reino nazarí, que parecen estar mejor adaptados a las nuevas fronteras entre Al-andalus y Castilla.  Tambien Castilla adoptará las tácticas andalusíes en su confrontación fronteriza contra Granada, no así en el resto de conflictos en los que se involucra Castilla..

Según Alvaro Soler del Campo[1], conservador de la Real Armería, se pueden distinguir dos periodos dentro de este siglo, determinados por la paulatina adopción de piezas de arnés, elementos típicos de la caballería pesada o acorazada, característica de la Baja Edad Media,

 

caballero

En este siglo todo parece indicar que la evolución armamentística en Hispania, tanto en el reino catalano-aragonés como en el castellano-leonés, fue coetánea a la que se produjo en el resto del continente europeo, con alguna particularidad en la frontera andalusí.

 

 

 
el 1310 al 1355

Coincide con el reinado de Alfonso XI y el conflicto por el control del Estrecho, que tuvo su mayor enfrentamiento en la batalla del Salado.  Aunque se introducen y piezas del arnés, aun no se han resuelto los problemas de movilidad especialmente en los codos y hombros.  Curiosamente, los castellanos adoptan técnicas de caballería ligera andalusí en la frontera con el reino nazarí de Granada, donde la orogenia  y las nuevas necesidades de la guerra hacen más adecuada la lucha "a la jineta" que la monta "a la brida" y las cargas de caballería pesada.

 

el 1355 al 1400

Se adopta el arnés completo, una vez resueltos los problemas de movilidad de los brazos.  Pese a lo que algunos sostienen, esta adopción es anterior a la llegada de las companías inglesas y francesas, mercenarios venidos de la guerra de los cien años, para tomar parte en la guerra civil de los Trastámara.  En Al-andalus surge la espada jineta, de influencia norteafricana y oriental.

 

Cascos

En Al-andalus, reducida al reino nazarí, se documenta que pervive un modelo cónico, apuntado, muy abierto y sin nasal, de clara influencia oriental.

Los yelmos abiertos como los capacetes con ala se complementan con el almófar de malla ajustado al rostro y que defiende la garganta. 

Escudos

Surgen en el XIV las tarjas, derivadas del antiguo vocablo árabe targa aunque ahora designa un escudo destinado a la caballería ya que dispone de una hendidura en el lateral donde se inserta la pesada lanza y mejora enormente la sujección durante la carga.

Lorigas y piezas de arnés

En la primera mitad del XIV aparece los gorjales, que parecen ser una invención hispana para defender el cuello.  Son precursores de los barbotes, placas defensoras de menton y cuello, en el XV.  Se mantiene un caracter mixto con superposiciones metálicas o de cuero sobre la loriga de malla.

Las rodeletas son pequeñas placas redondas que protegen las articulaciones (codo, axila y muñecas), dejando el resto de brazos y piernas con la protección de loriga y brafoneras.

Se produce una paulatina adopción de piezás metálicas de arnés. aunque más rápidamente en las piernas ya que la movilidad de las articulaciones es mas limitadas.   Así se imponen las grebas o canilleras bivalvas y envolventes , evolucionando a partir de las medias grebas que se usaron en el XIII.  En la segunda mitad de siglo, los pies se protegen con escarpes, placas sobre el empeine.Los quijotes protegen el muslo y tambien se colocan sobre las calzas o brafoneras.

En los brazos se colocan brazales, avambrazos, codales.

Espadas

Se cambian las hoja para cumplir la función de estoque.  Se las da un perfil en forma de diamante.  Muchas tendran doble sección con un vaceo en los tercios fuerte y medio.

Mazas, hachas y martillos de guerra

Junto a las mazas difundidas en el XIII, aparece el martillo de armas evolución de una herramienta que se muestra adecuado para perforar yelmos y placas.

 

BIBLIOGRAFÍA

[1] Evolución del armamento medieval en el reino castellano-leonés y Al-Andalus (siglos XII-XIV)  Colección Adalid.  Servicio de publicaciones del EME