PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN, REFORMA INTERIOR, MEJORA URBANA Y CATÁLOGO DEL CONJUNTO HISTÓRICO DE LA VILLA DE MADERUELO

MEMORIA INFORMATIVA Y JUSTIFICATIVA

1. JUSTIFICACIÓN DE LA CONVENIENCIA Y OPORTUNIDAD DE LA REDACCIÓN DEL PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN, REFORMA INTERIOR, MEJORA URBANA Y CATÁLOGO

2. INFORMACIÓN URBANÍSTICA

2.1. Antecedentes Históricos y características generales del municipio

2.2. Estudio y Análisis de las edificaciones referidos a su tipología, densidad, construcción y ocupación

2.2.1. Estructura Urbanística

2.2.2. Edificación

2.2.3. Fachadas y Materiales

2.2.4. Estructura y Cubiertas

2.3. Relación de elementos naturales y urbanos cuyo conjunto contribuye a caracterizar el panorama

2.3.1. Elementos generadores de la trama urbana

2.3.2. Elementos Históricos organizadores del entorno extramuros

2.3.3. La Agricultura: huertas, eras, viñas, bodegas y molinos

2.3.4. La Ganadería: tenadas,  palomares, majadas y dehesas

2.4.  Elementos que actualmente gozan de la declaración de elemento protegido, según la legislación del patrimonio histórico artístico

2.5.  Estructura de la propiedad

3. JUSTIFICACIÓN DE LA ORDENACIÓN PROPUESTA 

3.1.  Introducción

3.2.  Descripción de la Ordenación Propuesta

 

Segovia, Septiembre de 2001

 

Los Arquitectos                   

José Antonio Berdugo Onrubia     

Ángel Yagüe Domínguez

 

Volver

 

1.   JUSTIFICACIÓN DE LA CONVENIENCIA Y OPORTUNIDAD DE LA REDACCIÓN DEL PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN, REFORMA INTERIOR, MEJORA URBANA Y CATÁLOGO

 

En la Memoria de Información de este Plan Especial se expuso el diagnóstico sobre la situación del Conjunto Histórico de la Villa de Maderuelo, habiéndose detectado las siguientes circunstancias:

-    Los valores ambientales y visuales existentes en la villa, tanto desde dentro hacia fuera como desde fuera hacia dentro, se están deteriorando por la ejecución de edificios en zonas inadecuadas. Además, se da la circunstancia de que muchas de las nuevas construcciones son de baja calidad, hecho que contribuye a agravar el problema.

 -       La mayor parte de las edificaciones existentes dentro del recinto amurallado se encuentran en mal estado de conservación y, en muchos casos, en ruina total.

-    En la muralla, aparte de la continua desaparición de partes de la misma por derrumbe o por utilización de sus piedras con otros fines, existen actuaciones muy desafortunadas que desvirtúan su carácter original, como son:

Apertura de huecos a diversas alturas en la misma, que incluso alcanzan dimensiones de 2x2 metros.

Apertura de puertas al nivel de suelo.

Reconstrucciones con materiales no adecuados.

Eliminación del perfil original de la muralla, por apoyar construcciones sobre ella, con pérdida del almenado

Creación de terrazas apoyadas en la muralla.

Desaparición de alguno de los miradores que permiten asomarse a la muralla y contemplar el maravilloso entorno que circunda Maderuelo.

-    Algunas calles no están pavimentadas y, en otras muchas, la pavimentación existente se encuentra en mal estado o es inadecuada para el entorno.

-    La tipología doméstica primitiva, del siglo XII,  está a punto de desaparecer.

-    El puente antiguo, a través del cual se accedía a la villa por su vertiente suroeste, está cubierto por las aguas del pantano y corre el peligro de desmoronarse en cualquier momento, lo que supondría una pérdida para en Conjunto Histórico.

-    Los restos del Castillo, así como determinadas zonas de la muralla, están actualmente ocultos bajo rellenos y escombros.

-    El casco urbano adolece de falta de equipamientos culturales y asistenciales, así como de las infraestructuras necesarias para un desarrollo turístico equilibrado y competitivo.

-    Se ha detectado falta de aparcamientos para vehículos particulares y autobuses. Así, en la situación actual, numerosos días festivos y fines de semana, los vehículos colmatan el casco intramuros y todos los alrededores de la Villa, produciendo una visión absolutamente negativa del conjunto.

-    Numerosas rehabilitaciones ejecutadas hasta la fecha presentan, fundamentalmente, problemas de alteración de las tipologías originales, introducción de nuevos materiales y utilización de materiales tradicionales con un criterio diferente al que presentaban los edificios antes de su rehabilitación.

Por otro lado, las Normas Urbanísticas Municipales de Maderuelo, actualmente en tramitación, remiten a un Plan Especial la ordenación de todo el ámbito del territorio declarado como Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico a favor de la Villa de Maderuelo

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, se considera conveniente y necesaria la redacción del presente Plan Especial que permita preservar el ámbito del territorio declarado como Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico a favor de la Villa de Maderuelo (Segovia), así como la ejecución de operaciones de reforma interior para la rehabilitación, la mejora de las condiciones de habitabilidad y la obtención de dotaciones urbanísticas.

Subir

 

2.   INFORMACIÓN URBANÍSTICA

 

Los apartados 4 y 5 de la Memoria Informativa de este Plan Especial contienen los Análisis Histórico y Urbanístico de Maderuelo.

A continuación se resume el contenido de dichos análisis.

2.1.  Antecedentes Históricos y características generales del municipio

La situación estratégica del pueblo de Maderuelo, desarrollado a lo largo de un espolón rodeado de ríos, ha configurado de manera determinante su estructura urbana a lo largo de la historia.

Es muy probable, aunque no haya documentos que lo ratifiquen, que a mediados del siglo X Maderuelo fuese un enclave árabe que debió de tener un alcázar o al menos algún recinto fortificado. Sin embargo, Maderuelo debía ser ya un núcleo habitado con anterioridad a los árabes, como se desprende de varios indicios, entre ellos la propia trama urbana del actual Maderuelo que indica un trazado lejano a las típicas líneas quebradas de las ciudades de fundación musulmana.

La situación de Maderuelo hizo que se convirtiera durante la reconquista en un núcleo importante en la línea defensiva de la frontera junto a villas de la margen izquierda del Duero como Coca, Cuéllar, Fuentidueña y Sepúlveda. Dentro del sistema organizativo para la repoblación  y defensa de la plaza fuerte de Roa, en el Duero,  Maderuelo  se convertiría en la  cabeza de todo un territorio  que se denominó desde el siglo XII “Villa y Tierra de Maderuelo”, comprendiendo varias villas y pueblos.

Dentro de la compleja administración eclesiástica del momento, perteneció a la diócesis de Burgo de Osma con el nombre de Castro Maderolum ya en 1109. Según una bula pontificia, Maderuelo pasaría en 1123, junto con Sepúlveda, Riaza, Fresno de Cantespino y Montejo de la Vega a pertenecer al nuevo obispado de Segovia.

La despoblación de Maderuelo de finales del XIII, que obligó a abandonar las numerosas iglesias parroquiales con sus collaciones levantadas durante el siglo XII, será consecuencia de un proceso generalizado en Castilla desde mediados del siglo XIII hasta mediados del siglo XIV, caracterizado por un retroceso demográfico importante debido a causas políticas, pero también a factores naturales como epidemias, plagas, sequías, que incentivaron la emigración para repoblar las tierras reconquistadas. Hasta el siglo XV no se notaría una recuperación demográfica sustancial.

A partir de mediados del XIV el sistema de asamblea abierta de vecinos del concejo fue sustituido por el regimiento o ayuntamiento, de nombramiento real o señorial. Esto dio lugar a que los privilegios de la nobleza se afianzaron definitivamente en perjuicio de los habitantes de la villa.

A finales del siglo XIV al menos, y como resultado del proceso de señorialización de Castilla, Maderuelo pertenecía a doña Leonor, infanta de Castilla, Reina de Navarra y Condesa de Evreux, hija de Enrique II de Castilla. De la administración del señorío se encargaría su esposo, el Rey de Navarra, desde 1395.

Maderuelo dependería de la Corona hasta 1430, cuando se le da al valido del Rey Juan II de Castilla, D. Alvaro de Luna. Su heredero siguió teniendo Maderuelo, para posteriormente perderlo hasta ser reconocidos como señores legítimos a principios del XVI los López Pacheco, Duques de Escalona, Marqueses de Villena y de Moya, Condes de Santisteban. Todos estos pleitos no incidieron de gran manera en la villa que, situada en el macizo de Sepúlveda, era una de las zonas con menor rendimiento del suelo.

Desde el siglo XVI  y hasta su decadencia y desaparición en el XVIII, potenciada por la Corona de Castilla, la vida económica transcurrió en torno a la explotación ganadera especialmente de la oveja merina para la obtención de su lana para el comercio, beneficiándose de compleja estructura que implicaba la red de cañadas organizada por el Concejo de la Mesta.

Las primeras Ordenanzas que se conocen de la villa datan de 1522 y en ellas se especifica cómo debían de solucionarse detalles de la vida diaria del municipio, desde los impuestos hasta el tema de ordenamiento de pastos, dehesas, ganados, comercio, precios, etc.

En el siglo XVII hubo graves crisis de subsistencia por la falta de suelo y las numerosas cargas que debían soportar los vecinos frente a los privilegios de ciertas familias durante todo el Antiguo Régimen.

En el siglo XVIII, en 1752, el señorío de Maderuelo pertenecía a los descendientes del Marqués de Villena, la marquesa de Villena Ana López Pacheco, vecina de Madrid.

La villa no había crecido: había cincuenta y cuatro casas, además de las que pertenecían al concejo y fragua. Veinticuatro de ellas tenían bajo y un piso y las restantes eran casas bajas, estando sólo en ruina tres. De esta época son algunas construcciones que serán de gran importancia para la vida cotidiana del pueblo: se construirá el Hospital, que se sostendría con la ayuda de todos los vecinos y el Ayuntamiento.

A mediados del siglo XIX, según Madoz, Maderuelo tenía 77 vecinos y 259 almas.

Con las reformas liberales, el sistema administrativo e impositivo del Antiguo Régimen va a desaparecer. La desamortización de bienes de propios, a mediados del siglo XIX, fue catastrófica y supuso el hundimiento de la propiedad comunal, privando a los labradores de la explotación colectiva a favor de la compra a precios ridículos de las tierras por unos pocos, para volver a arrendarse a precios en ocasiones excesivos. Se empezó a hablar de la “extinguida Villa y Tierra de Maderuelo”, que pasará desde entonces a pertenecer al partido judicial de Riaza.

Ya en el siglo XX, en la década de los sesenta especialmente, Maderuelo, como tantos otros pueblos castellanos, sufrió un fortísimo fenómeno migratorio, pasando en un siglo, desde 1794 con 3.563 habitantes para la Villa y Tierra, a su máximo auge en 1964 con 4.183 hasta bajar vertiginosamente en 1978 a 1.794 habitantes. Este abandono masivo del núcleo urbano, ha supuesto en pocos años un factor muy adverso para el mantenimiento material del pueblo, muchas de cuyas casas están en franco proceso de ruina, aunque se aprecia un inicio de recuperación gracias  a los propios descendientes de los emigrantes de las décadas precedentes, a cierto interés por fijar segundas residencias de personas con residencia habitual en ciudades importantes cercanas a Maderuelo y a la activación del todavía tímido intento de recuperación de vivienda para promoción del turismo rural.

Subir

 

2.2   Estudio y Análisis de las edificaciones referidos a su tipología, densidad, construcción y ocupación

 

2.2.1   Estructura Urbanística

 

Al recinto amurallado se accede por la calle de Entrada a la Villa, que atraviesa el Arco de Entrada, situado en el extremo sudoeste de la muralla. Nada más cruzar este arco, la calle se bifurca en otras dos, denominadas calle de Arriba y calle de Abajo, que recorren longitudinalmente el recinto amurallado a diferente cota, para volver a encontrarse en el otro extremo del recinto amurallado, en la plazuela del Castillo.

Estas dos calles, que discurren paralelas a la muralla en las dos vertientes del cerro, se unen transversalmente por empinados callejones y a lo largo de ellas se sitúa el caserío edificado del pueblo.

Próximo a la puerta de entrada se encuentra un pequeño ensanchamiento de la calle de acceso para formar la plaza de San Miguel, a la que da nombre la iglesia situada en ese lugar. Desde este punto la calle de Arriba recibe el nombre de calle de San Miguel y continuando por esta última y a una distancia aproximada de 200 metros de la iglesia, se encuentra la plaza de Pérez Seoane. A esta plaza, con forma aproximada de rectángulo de 40x20 metros, y que constituye lo que podríamos denominar plaza mayor del pueblo, se puede acceder por cuatro callejones además del citado acceso desde la calle de san Miguel.

Desde la plaza de Seoane, continuando por la misma calle, se llega a la plaza de Santa María, ubicada en el punto medio del eje longitudinal del recinto amurallado y cerrada en su lado nordeste por la iglesia de Santa María. A esta plaza, de 30x20 metros aproximadamente, desemboca también la calle de Santa María, que conecta las calles de San Miguel y de Abajo.

A partir de este lugar, y rodeando la iglesia, la calle de Arriba se prolonga denominándose en este tramo calle del Castillo, hasta llegar a la plazuela del Castillo a la que desemboca también la calle de Abajo. En la plaza del Castillo estuvo ubicado el castillo y desde ella se puede acceder al exterior del recinto amurallado a través de un camino que, atravesando una posible puerta hoy desaparecida, desciende por la ladera sudeste hasta encontrarse con el antiguo puente románico.

La calle de Abajo, que arranca de la plazuela del Castillo, recorre todo el recinto amurallado paralela al lado noroeste de la muralla.

A 120 metros de la  plazuela del Castillo parte la calle denominada camino Puerta del Barrio que, atravesando el arco de la Puerta del Barrio, sale del recinto amurallado. Junto a la puerta está ubicado el denominado “Antiguo Hospital”.

Las construcciones se han adaptado a los condicionantes del lugar, un cerro elevado rodeado de escarpadas laderas y situado en la confluencia de las calles del Arroyo, de San Andrés y del Río Riaza.

El recinto amurallado, con un desarrollo longitudinal de aproximadamente 600 metros, se ha construido dentro de una cerca estrecha (110 metros en el punto más ancho) que se creó aprovechando al máximo la superficie horizontal del cerro.

El viario se sitúa dentro de la cerca adaptándose al terreno. Para resolver el desnivel existente, las edificaciones entre las calles de Arriba y de Abajo crean una tipología especial de vivienda, con una o dos plantas en la calle de Arriba y tres o cuatro plantas en la calle de Abajo. Las plantas bajas de estas viviendas se destinan habitualmente a almacenes de aperos, materiales, etc. El resto de edificaciones del recinto amurallado se ubican fundamentalmente entre las calles y la muralla, apoyándose en esta última, que se utiliza como cerramiento de bodegas, sótanos, etc.

Una característica importante de este recinto amurallado es la existencia de pequeños espacios libres entre las viviendas que, a modo de miradores, permite ver entre el caserío la magnífica perspectiva del entorno de Maderuelo.

En general, la traza original del pueblo se conserva si bien, en puntos concretos, el derrumbe de la muralla ha producido la pérdida de algunas referencias de los límites del casco (tómese como ejemplo la desaparición del Arco del Río y de las murallas del Castillo).

La falta de pavimentación y la existencia de solares sin edificar están dando lugar a la desaparición del trazado original de algunas calles. A veces, las calles llegan a confundirse con terraplenes, jardines privados, miradores o espacios libres de otra índole.

Los puntos en los que las edificaciones permiten asomarse a la muralla, en algunos casos se están cerrando ocupando espacios públicos y en otros casos se están convirtiendo en terrazas de muy dudosa calidad arquitectónica y ambiental.

En algunas calles, la aparición de edificaciones con mayor altura de la original produce la pérdida de proporción de la calle.

Subir

2.2.1   Edificación

 

El casco urbano intramuros de Maderuelo mantiene todavía el carácter y el ambiente de lo que debió ser una villa medieval en Castilla.

Son construcciones sencillas, de adobe o tapial con entramado de madera en su mayor parte y de piedra caliza en los edificios más representativos.

La tipología de las viviendas se basa fundamentalmente en las necesidades del hombre rural que las habitaba, manteniéndose todavía, aunque algunas viviendas del siglo XII están a punto de desaparecer.

En planta baja, la vivienda disponía de un zaguán o vestíbulo desde el que arrancaba la escalera de subida a la planta primera. Desde el zaguán se accedía también a la cocina, pieza fundamental de la vivienda, a la despensa y a la cuadra o pajar.

La planta primera solía ser abuhardillada y estaba constituida por un espacio diáfano, a modo de desván, desde el que se accedía a las alcobas.

Como se ha dicho, la pieza fundamental de la vivienda era la cocina, donde se hacía la vida en familia, alrededor de un fuego bajo y una gran campana.

Las viviendas se construían en hilera, con dos fachadas. En una de estas fachadas se situaba en muchos casos el horno de barro. Los huecos que se abrían en los muros eran pequeños.

La topografía del enclave ha dado lugar también a que las viviendas con alineaciones a dos calles tengan tres plantas.

Los edificios que se ubican a lo largo de la muralla, apoyándose en la misma, aprovechan también la diferente cota entre la calle y la muralla para disponer de tres o cuatro plantas.

La tipología tradicional ha sido transformada a lo largo de los años, adaptándose a las nuevas necesidades. Así, en las plantas bajas han aparecido portalones para aperos de labranza, almacenes, cocheras, etc.

Es habitual también la tipología de vivienda retranqueada de la alineación de la calle, dejando entre ésta y la vivienda un patio que se cierra a la calle mediante una tapia elevada que dispone de un gran portón con tejadillo. Es corriente que la edificación ocupe aproximadamente el 50 % de la parcela, destinándose el resto a puerta, corral abierto, jardín, etc.

No deben olvidarse las bodegas existentes en distintos puntos del perímetro del recinto amurallado ya que se están hundiendo por falta de mantenimiento.

Subir

2.2.3. Fachadas y Materiales

 

Como ya hemos dicho, los materiales tradicionales de las fachadas son, en su mayor parte, de mampostería enripiada o rejuntada, revestida a veces con morteros de cal y en pocas ocasiones vista. Las fachadas suelen contar con sillares en jambas, dinteles y esquinas.

En muchos casos, los dinteles son de madera, así como los canecillos de los aleros de cubierta.

Los cerramientos interiores y los medianeros suelen ser de tapial y adobe con entramado de madera.

Subir

2.2.4. Estructura y Cubiertas

 

Las estructuras tradicionales de forjados de pisos son de viguería de madera, tabla, barro y baldosa cerámica.

Las cubiertas suelen estar construidas a dos aguas, con pares de madera, ripia también de madera y teja cerámica colocada a canal.

Subir

 

2.3.   Relación de elementos naturales y urbanos cuyo conjunto contribuye a caracterizar el panorama

 

2.3.1. Elementos generadores de la trama urbana

A) La Topografia

La estructura urbana y su red viaria está adaptada a la línea de cotas. El enclave se elige por dos motivos íntimamente unidos: la necesidad de situación estratégica y el agua.

Maderuelo está sobre un cerro u otero a cuyos pies discurría por el este el río Riaza y por el oeste el arroyo de San Andrés. Su accidentado relieve, su forma como de quilla de barco y sus dos frentes, uno al Sureste o Solana y el otro al Noroeste o Sombría o Umbría serán claves en la distribución de su caserío como vamos a ir viendo.

 

B) La Muralla y las Puertas de acceso a la Villa

La muralla, que data del siglo XII, se construyó al instituirse como villa. Es de mampostería no concertada, sin que queden más torres defensivas que los restos de una torre en el área del castillo. Con el tiempo, la mayoría de su recorrido se aprovechó como la trasera de las viviendas, que quedaron como fachadas completamente ciegas, a las que a través de los siglos se fueron abriendo huecos. Aunque como dijimos no parece que fue torreada, queda algún resto de los que pudo ser casas fuertes, a la entrada de la villa.

Parece ser que tuvo cuatro puertas, aunque queden sólo dos con sus arcos de entrada correspondientes y sin los sistemas defensivos originales. La llamada “Arco de la Villa” era la puerta principal que conectaba con el camino que conducía a Aranda del Duero, y que se bifurcaba enseguida hacia la ermita de Castroboda. Esta puerta era de mampostería de doble arco, el exterior ligeramente apuntado, con matacán. Se ha desfigurado mucho por múltiples intervenciones aunque milagrosamente ha conservado lo que pudieran ser sus puertas originales de madera y chapas de hierro con remaches.

La otra puerta conservada es la llamada “Pasaje de Barrio”, también de doble arco de sillería con arco de descarga el exterior. Comunicaba la villa con la zona de la umbría hasta bajar al camino que bordeaba el espolón. En esta puerta se situó más adelante el Hospital.

Las otras dos puertas son más dudosas en cuanto a su primitiva disposición puesto que no han quedado apenas vestigios materiales de ellas. Sobre el plano actual parece que una pudo estar situada cerca del castillo por la zona que daba a las huertas, comunicando directamente con el interior del patio del castillo y la otra pudo estar a la altura de la iglesia de Santa María, de la que parece quedar un recuerdo en el arco de acceso a la plaza subiendo por el camino.

Además, esta zona es la única que conectaba directamente un lado y otro del pueblo, aunque se habla  también de un pasadizo excavado que comunicaba, a la altura de la antigua cárcel y hoy ayuntamiento, el exterior de la muralla con el otro lado de la villa, lo cual pudo ser factible debido al tipo de terreno tan propicio para construcciones  subterráneas, en el que siempre han existido bodegas.

 

C) El Castillo

Ya se ha hablado de la posibilidad de que existiese un alcázar árabe en la zona más alta del pueblo donde está hoy la iglesia de Santa María del Castillo, quizá en alusión a esta construcción. Al menos por los restos adosados a la iglesia se sabe con seguridad de la existencia de una construcción árabe.

En cuanto al castillo construido al mismo tiempo que la muralla en el XII, quedan muy pocos restos. Estuvo situado en el extremo del espolón por motivos estratégicos. Queda en esa zona sólo una cimentación semicircular, un torreón en ruina y una gran explanada, la “plazuela del Castillo” que nos habla de todas las dependencias anejas a éste y su aislamiento respecto de la villa. Parece, como ya hemos dicho, que tuvo su propia entrada desde el camino que rodea el pueblo.

 

D) Las Iglesias Parroquiales

En 1298, Blas, el obispo de Segovia “a instancias del rey y de la reina madre y a petición de concejo de Maderuelo unió las iglesias parroquiales de Santa Coloma, Santo Domingo, Santa Cruz, San Juan y San Salvador a la iglesia de Santa María del Castillo de aquella villa”. Esta noticia es de la mayor importancia para entender el crecimiento de la villa. Es evidente que ésta llegó a tener cierta importancia entre finales del siglo XI y primera mitad del XII hasta el punto de convertirse en sede de Arciprestazgo.

La proliferación de iglesias parroquiales está hablándonos de un crecimiento extramuros de la población y del nacimiento de arrabales. Estas iglesias cumplían además de su función espiritual un papel aglutinador de estos nuevos barrios. Durante la Edad Media los Concejos utilizaron las demarcaciones de las parroquias para establecer su propia organización administrativa basada en collaciones que eran barrios, intra o extramuros, denominados con el nombre de la iglesia parroquial. Cada collación elegía a los “jurados” que eran los representantes ante el Concejo.

Hasta la introducción del régimen señorial, el sistema castellano de concejo abierto estableció la costumbre de reunirse “al son de campana tañida” en el atrio de la iglesia mayor, en este caso de Santa María, que aún subsiste, aunque modificado en estilo gótico.

Subir

2.3.2. Elementos Históricos organizadores del entorno extramuros

 

A) Iglesias y Ermitas extramuros         

De las iglesias que tuvo Maderuelo podemos todavía localizar la iglesia de Santa Cruz (que con el tiempo se redujo a simple consideración de ermita), con su arrabal correspondiente (todavía se mencionaba a personas en el siglo XVIII como “de Santa Cruz”).

La  iglesia de San Juan parece que fue la parroquia del pueblo de Linares (quizá un arrabal nacido al calor del cultivo del lino o de un material más basto como el cáñamo del que sí tenemos noticias). En esta iglesia vivieron algunas mujeres llamadas “emparedadas”, como manifestación extrema de devoción popular que exigía la total autorreclusión sin necesidades de profesar en una orden religiosa, puesto que en Maderuelo no parece que hubo monasterios ni conventos en estos siglos. Esta iglesia de San Juan de Linares se había arruinado ya hacia 1635, según costa por referencias documentales.

En cuanto a la iglesia de Santa Coloma, la iglesia que se menciona en el documento citado de finales del siglo XIII, aventuramos como hipótesis que fuese la ruina  que todavía puede verse en la ladera de la umbría. Con sillares bien trabajados en sus cimientos, su placaje de piedra ha sido arrancado.

Lo excepcional de estos restos es el  extraño vestigio del arco de la entrada, que hubiera podido ser un pórtico románico, pero, dado el peralte que tiene,  es muy probable que fuese de herradura, y por tanto corresponder a los restos de una iglesia mozárabe, si además nos atenemos a lo comentado más arriba sobre esta advocación de Santa Coloma, mártir mozárabe cordobesa de mediados del siglo IX. El hecho de que los antiguos  palomares (columbarios) estén en esta zona del pueblo quizás no sea más  que una  poética coincidencia.

Los numerosos restos de edificaciones románicas que adornan los muros de muchas de las casas del pueblo de Maderuelo proceden de estas iglesias ruinosas que se aprovecharían como cantera con el paso de los siglos. El gusto de incrustar restos de ornamentación, especialmente de palmetas y estrellas en las casas, tiene unas resonancias casi totémicas que materializan un hilo de continuidad histórica lleno de vicisitudes.

Otras ermitas extramuros de las que han quedado referencia son las de Villamayor, en lo que hoy es un despoblado, la de Castroboda, la de Nuestra Señora de los Descalzos, en mal estado ya en el XVIII, que estaba situada hacia el Sur, en dirección a Valdevarnés, y San Roque que aún no hemos podido localizar, pero pudo ser la que estaba debajo de la de Castroboda, a la orilla del río y de la que aún subsisten restos informes.

Estas nuevas ermitas que aparecen en los documentos del XVIII no pudieron ser anteriores al siglo XVI  cuando se extiende la costumbre de edificar ermitas por parte de los municipios como agradecimiento a algún favor o por un voto.

B) Los Caminos

Ateniéndonos a los datos aportados en el  mapa de la provincia de Segovia, debido al ilustre geógrafo ilustrado  Tomás López realizado en 1773, se señalan como caminos principales que partían de Maderuelo el que conectaba con Linares, el que atravesaba  el puente hacia los Montes Valles, que eran comunales y  donde se cogía la leña, y discurría hacia Aldealengua hasta llegar a Ayllón,  y otro camino, que partiendo de la puerta principal de la muralla llevaba a Fuentemizarra y Cedillo de la Torre y, abriéndose en un segundo ramal, que pasaba por Castroboda, llegaba hasta Campo de San Pedro para terminar en Aranda. 

Esta red de caminos, al margen de las cañadas reales, nos hablan de la red de comunicaciones que conectaba el antiguo término de la “Tierra y Villa de Maderuelo”.

 

C) El Puente Medieval

Fue durante siglos el cordón umbilical que  unía la villa con el otro lado del río Riaza y con el camino que se dirigía  por Aldealengua hasta  Ayllón y Riaza. Es una construcción claramente medieval. Consideramos este elemento una pieza clave en la comprensión de la relación histórica entre la villa y sus arrabales, especialmente el de la antigua iglesia de Santa Cruz.

Su trazado zigzagueante, además de seguir los ángulos agudos de los tajamares  para romper la corriente de las aguas y de las ampliaciones para facilitar el tránsito de carruajes y personas cuando se cruzaban, tiene un factor de irregularidad, que, no obedeciendo a una causa verdaderamente práctica,  le otorga  un atractivo muy especial. 

Salvaba el cauce del río, hoy perdido por la creación del pantano que ha inundado de lodo sus márgenes y casi cegando sus ojos. Puentes como este construyeron en pueblos no muy lejanos como Langa. Es necesario que el lodo no acabe por cubrir un elemento tan singular.

Su mantenimiento y reparaciones se organizaron, al menos hasta fines del Antiguo Régimen, por medio de unas derramas establecidas gracia al “Repartimiento del Puente”. Algunos vecinos estuvieron exentos de estas derramas, especialmente profesionales que se querían se afincaran en la villa (se habla en el siglo XVII de la exención a un barbero, por ejemplo).

Subir

2.3.3. La Agricultura: huertas, eras, viñas, bodegas y molinos

La organización del espacio entorno a la villa, hoy totalmente transformado en gran parte por el pantano, se ha podido reconstruir gracias a la microtoponimia, los restos arqueológicos que subsisten y la propia tradición del pueblo, pudiendo entender cómo se organizaba la explotación agropecuaria de la villa.

Desde la época romana toda la comarca se dedicó a la producción cerealística, Maderuelo de siempre cultivó cereal, por ello cercanas a la villa, en la zona que se orienta al camino con Valdevarnés, en zonas ligeramente altas para aventar bien la parva se localizan todavía las eras.

Aprovechando la ladera de la solana y la ribera de río Riaza se desarrollaron una serie de huertas de las que aún quedan vestigio en las antiguas cercas divisorias, a pesar de la inundación de toda su ladera  por el pantano de Linares construido en 1952. Está zona estuvo dedicada a huertas, al menos desde la Edad Media y creemos que también en el tiempo en que este territorio estaba bajo el dominio árabe.

Durante siglos hubo una producción propia de vino de la que son un referente cierto las numerosas bodegas  que como constante tipológica nos encontramos en las casas más antiguas de Maderuelo. Las viñas se situaban en zonas soleadas, algunas cerca de la ermita de Santa Cruz y pasada la carretera a Ayllón.

Una de las características del paisaje de Maderuelo son las bodegas excavadas en la zona más fresca, la que daba al arroyo de San Andrés.

El río Riaza tenía un cauce mucho menor, pero más profundo, habiendo subido al menos un metro o dos por los lodos de arrastre del pantano. Tenemos constancia al menos de dos molinos harineros que aprovechaban la fuerza del agua. Quedan vestigios de cómo para utilizarlos convenientemente se realizaron unas pequeñas presas aguas más arriba,   desviando  el río, que discurría de esta amanera por dos ramales,  situadas una a la altura de la primera curva hacia Ayllón y otra cerca de Linares.

Subir

2.3.4. La Ganadería: tenadas,  palomares, majadas y dehesas

Quedan restos de antiguas tenadas para el ganado vacuno y lanar cuya explotación, especialmente a partir del siglo XVII, fue una de las características productivas de toda la zona, quedando restos de numerosas majadas. Se situaron en la zona  que daba al arroyo de San Andrés, en las laderas, zonas de difícil explotación agrícola y que soportaba a lo largo del invierno heladas, no obstante al antiguo camino  que discurría por allí se le llama aún hoy la calle “Umbría”.

Nos quedan testimonios del siglo XVIII donde se refleja la constante la preocupación por reconstruir los pontones y talanqueras de estas dehesas, estas se situaron  cercanas al arroyo de San Andrés y en general en las zonas no aprovechables para el cultivo agrícola.

Los palomares, como construcciones auxiliares, fueron muy común en todas las tierras cerealísticas. La palomina se utilizó con frecuencia como abono y la carne de las aves fue un sustento común. Aunque la tipología más común era circular, y de hecho así son las que pueden verse en pueblos tan cercanos como Aldealengua, los que quedan en Maderuelo, aunque no llegan a la decena, tienen en común la planta cuadrada, cubiertas a una sola agua y con los nidales sólo en el lado más soleado y resguardado.

Subir

 

2.4.    Elementos que actualmente gozan de la declaración de elemento protegido, según la legislación del patrimonio histórico artístico

 

Dentro de los límites del presente Plan especial existen tres elementos que gozan de la Declaración de Bien de Interés Cultural. Estos elementos son los siguientes:

 

Villa de Maderuelo

Declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico.

Fecha de Incoación: 27/04/1990

Fecha B.O.C.Y.L. Incoación: 08/06/1990

Fecha B.O.E. Incoación: 13/08/1990

 

Fecha de Declaración: 18/11/1993

Fecha B.O.E. Declaración: 24/11/1993

Fecha B.O.E. Declaración: 21/02/1993

El ámbito de este Plan Especial coincide con la zona incluida dentro de la “Declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico a favor de la Villa de Maderuelo (Segovia)” .

 

Ermita de la Vera Cruz

Declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento.

Fecha de Incoación: 06/12/1924

Fecha de Declaración: 06/12/1924

 

Castillo de Maderuelo

Declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Castillo

Fecha de Incoación: 22/04/1949

Fecha de Declaración: 22/04/1949

Fecha B.O.E. Declaración: 05/05/1949

Subir

2.5.    Estructura de la propiedad

 

Los Planos de Ordenación de este Avance contienen la estructura actual de la propiedad, constituida fundamentalmente por parcelas de diversos tamaños, aunque la mayor parte tienen superficies entre 100 m2. y 200 m2. y frentes de fachada entre 6 y 12 metros.

Subir

 

 

3.  JUSTIFICACIÓN DE LA ORDENACIÓN PROPUESTA

 

3.1.    Introducción

 

El proceso de la rehabilitación de los centros históricos sólo puede ser entendido coherentemente dentro del campo de las estrategias convergentes, como son el de la política y el de la cultura.

Dentro de estas estrategias se encuentra la redacción de un Plan Especial, instrumento fundamental que intenta determinar el alcance y las diferentes modalidades de protección y transformación del casco urbano intramuros de la villa de Maderuelo. En este Avance se determinan dos tipos de intervenciones,  las generales y las particulares o puntuales.

Intervenciones generales:

Dentro de este tipo intervenciones, se ha redactado una normativa que contempla tres grados de protección en los edificios, elementos arquitectónicos y espacios libres catalogados, así como las condiciones para la nueva edificación. De este modo, en la Normativa de este Avance se establecen las siguientes Ordenanzas específicas para la edificación:

-       Protección Integral

-       Protección Estructural

-       Protección Ambiental

-       Renovación

 

Intervenciones particulares o puntuales:

Son aquellas que se plantean desde la iniciativa pública, para la resolución de aquellos problemas a los que la iniciativa privada no puede llegar, como son los siguientes:

-       Obtención de suelo para poder acceder a la muralla en diferentes puntos, que permitan asomarse, a modo de balcón, al maravilloso entorno del casco urbano intramuros y poder realizar obras de mantenimiento y conservación de la muralla.

-       Obtención de suelo para poder sacar a la luz los restos de las antiguas murallas del castillo y recuperar el remate original de la trama urbana de Maderuelo.

-       Obtención de fondos para conseguir reproducir las magnificas pinturas románicas que se encontraban en la iglesia de la Santa Cruz, hoy en el Museo del Prado, y que ayudarían a entender mejor la historia y la distribución de las diferentes piezas urbanas de la Villa en su territorio.

-       Obtención de ayudas para poder reconstruir la muralla en aquellas zonas que ha desaparecido.

No obstante, no podemos olvidar que las políticas de Rehabilitación, fundamentalmente municipales en sus decisiones, casi siempre, y más en nuestro caso, deben apoyarse en los recursos económicos autonómicos y estatales.

Subir

 

3.2.    Descripción de la Ordenación Propuesta

 

La ordenación y la normativa propuestas se han basado en el diagnóstico, objetivos y criterios de actuación que figuraban en la “Memoria Informativa” y que son los siguientes:

-    Proyectar una adecuada ordenación del término municipal y redactar una normativa que contenga medidas de protección destinadas a mantener y mejorar las visuales y los perfiles del casco urbano, así como el silencio e intimidad que rodea a Maderuelo.

-    Redactar unas Ordenanzas que determinen claramente, entre otros aspectos, el tipo de intervención permitida en cada edificio y espacio libre dentro del ámbito del Plan Especial.

-    Definir, antes de acometer una rehabilitación, los contenidos “reales y necesarios” para los edificios a rehabilitar. Asimismo, es necesario buscar ayudas, claras y sencillas, para animar a los propietarios particulares a rehabilitar su patrimonio inmobiliario.

-    Recuperar la totalidad de la muralla como elemento definidor del Conjunto Histórico.

-    Localizar y recuperar los basamentos de los cerramientos del Castillo, por tratarse de un elemento básico en la composición del Conjunto.

-    Redactar un Proyecto de Pavimentación que delimite calles, zonas verdes, plazuelas, callejones, etc., con el fin de recuperar la trama urbana que se está perdiendo.

-    Recuperar los espacios libres públicos, fundamentalmente las plazas y plazuelas, creando ámbitos acordes con el entorno.

-    Recuperar los pequeños miradores que se asoman a la muralla, derribando, si fuese necesario, añadidos y ocupaciones de suelo y vuelo ejecutadas por particulares sobre suelo de titularidad pública.

-    Recuperar la tipología doméstica primitiva del siglo XII mediante la compra, por parte del Ayuntamiento u otro organismo público, de varios edificios y la posterior rehabilitación de los mismos. Algunos de estos edificios podrían quedar como casas museos de lo que era la vida en una villa medieval de Castilla.

-    Facilitar la posible visita de las bodegas existentes excavadas en la roca sobre la que se asienta el pueblo.

-    Recuperar, siempre que sea posible, las tipologías estructurales originales de los edificios de mayor interés arquitectónico e histórico de la Villa.

-    Tanto en la rehabilitación de edificios como en la nueva construcción, los nuevos materiales deben ser utilizados con criterios que no dañen la imagen medieval del pueblo.

-    Recuperar, en la medida de lo posible, la muralla, no permitiendo la aparición de construcciones que la afecten negativamente.

-    Mantener las pendientes originales de las cubiertas.

-    Mantener los valores medio ambientales dentro del recinto amurallado y en los alrededores del mismo.

-    Respetar, en la medida de lo posible, las vistas del conjunto que abarca el Plan Especial, tanto desde fuera hacia dentro como desde dentro hacia fuera.

-    En lo referente a equipamientos, deberían llevarse a cabo las siguientes actuaciones:

Rehabilitar los edificios públicos.

Crear un consultorio médico que reúna las condiciones mínimas para este tipo de establecimientos.

Dotar de una buena señalización turística acerca de la villa de Maderuelo a todas las carreteras de acceso a la misma, principalmente desde Riaza, Ayllón, Aranda de Duero y carretera nacional N-1.

-    Intervenir sobre las infraestructuras técnicas, completando las redes actuales de saneamiento, abastecimiento de agua, energía eléctrica, alumbrado y telefonía y suprimiendo cableados vistos en fachadas.

-    Crear aparcamientos en zonas próximas al casco intramuros y restringir el paso de vehículos a dicho casco durante los días festivos y fines de semana.

-    Proyectar recorridos turísticos que conecten el casco intramuros con los elementos arquitectónicos y parajes de interés exteriores al mismo, como son: Iglesia de la Veracruz, Ermita de Castroboda, Puente Románico, Iglesia de Santa Columba, Bodegas, zona de huertas, etc.

-    Por otro lado, sería interesante estudiar la viabilidad de elevar el puente medieval sobre pilones de hormigón para que no quede cubierto por las aguas.

Esta operación, que no se ejecutó en su momento probablemente por dificultades técnicas y económicas, sería posible en la actualidad, desmontando el puente pieza a pieza en época de nivel bajo de las aguas, construyendo unos pilones de hormigón y reconstruyendo el puente sobre la nueva cimentación, de forma que toda la estructura de piedra del puente quedara por encima del nivel máximo del agua.

A la vista de todo lo expuesto, la ordenación propuesta mantiene en su totalidad las alineaciones actuales del casco, respetando la trama urbana existente y significando en ella, con el máximo grado de protección, los siguientes edificios y elementos arquitectónicos que consideramos más importantes para mantener la singularidad del la villa de Maderuelo:
-       La puerta principal de acceso a la muralla

-        La iglesia de San Miguel

-        La Iglesia de Santa María

-        La puerta del Barrio

-        Las ruinas del castillo

-        Las murallas

En el exterior del recinto amurallado y dentro del área delimitada como B.I.C, se han considerado como fundamentales los siguientes elementos arquitectónicos:
-       El antiguo puente
-       La ermita de la Santa Cruz
A todos estos elementos se les ha asignado el máximo nivel de protección mediante la creación de la “Ordenanza de Protección Integral”.
Algunos de estos elementos hoy prácticamente han desaparecido, como ocurre en el caso del castillo y algunos tramos de la muralla, pero consideramos fundamental realizar las excavaciones necesarias para poder recuperar los restos existentes y así configurar, urbanística e históricamente,  el casco urbano de Maderuelo.
En un segundo lugar se encuentran otra serie de edificios que, sin poseer un carácter monumental o singular, son piezas fundamentales para poder mantener las características de la personalidad del casco urbano. Estos edificios ,en su mayoría de uso residencial, se encuentran dispersos en la trama urbana y mantienen todavía la mayor parte de sus elementos arquitectónicos originales. A estos edificios se les ha dado un nivel de “Protección Estructural”.

En tercer lugar proponemos un nivel de protección en el que se encuentran la mayoría de los edificios y que corresponde a aquellos que por su estado de conservación o calidad arquitectónica e histórica tienen un valor de acompañamiento en la trama urbana, no por ello menos importante. A estos edificios se les ha asignado un nivel de “Protección Ambiental”.

Todos los edificios y elementos arquitectónicos protegidos se han recogido en un Precatálogo. Posteriormente se redactará el Catálogo definitivo que contendrá, además, la descripción concreta de cada uno de los edificios y elementos arquitectónicos protegidos y las condiciones particulares de intervención en los mismos.

Para garantizar el conocimiento científico y documental de las características arquitectónicas, constructivas e históricas de cada edificio catalogado, este Avance impone como preceptiva la presentación de un Estudio Previo del Estado Actual del edificio y de sus Características Histórico-Arquitectónicas, cuyo contenido se define en la Normativa.

Por último nos encontramos con los solares sin edificar, o con edificios en ruina total, sin posibilidad de reconstruir. En muchos casos estas construcciones ruinosas están suponiendo un peligro para el resto de los edificios vecinos, e incluso para la vía pública.

A este tipo de edificios o solares le asignamos la ordenanza de “Renovación”, que dispone de una serie de parámetros que obligan a las nuevas construcciones a subordinarse al resto de las existentes en alturas, materiales, acabados, colores etc..

Así, la ordenación se basa en mantener y recuperar, en la medida de lo posible, la traza urbana y los edificios existentes. Pero, además de actuar sobre la protección de los edificios, consideramos fundamental intervenir en los espacios públicos tales como la calle, la plaza y en los espacios libres (jardines públicos o privados).

Para ello se propone actuar sobre las cuatro plazas públicas existentes: San Miguel, Pérez Seoane, Santa María y Plazuela del Castillo, significándolas y adecuándolas a su estado primitivo en materiales y trazado. En el documento definitivo del Plan especial se fijarán las directrices para la redacción de los correspondientes proyectos.

Este Avance propone también la conservación del suelo rústico que rodea al casco urbano intramuros, manteniendo las escarpadas laderas en su estado actual, limpiándolas y saneándolas, pero sin permitir plantaciones de ningún tipo, excepto en la zona de las hurtas de la desembocadura del arroyo San Andrés.

 

 

Segovia, Septiembre de 2001

   

Los Arquitectos                   

Fdo.: José Antonio Berdugo Onrubia

Fdo.: Ángel Yagüe Domínguez

Subir